miércoles, 30 de abril de 2008

Orfa

  • Orfa

"He aquí tu cuñada Se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella" (Rut 1:15).

Orfa representa la mujer a la cual se ofrece la gracia, pero la rechaza, y vuelve a hundirse en la condenación. Había tenido un contacto íntimo con la gracia. Dios había dirigido los asuntos de tal forma que como resultado del hambre, una familia de Israel había huído a su pueblo. De modo que Orfa pudo conocer al pueblo que adoraba al único Dios verdadero. Era el mismo Dios al cual su antecesor Lot había adorado, y el mismo que había castigado a Sodoma y a Gomorra. Orfa pertenecía a las generaciones de la esposa de Lot también. Y la historia de la forma en que Dios la había petrificado era probablemente conocida todavía en Moab. Ahora ella tuvo ocasión de volver a escuchar estos actos milagrosos del Dios de Israel. Se había casado con uno de los hijos de Noemí. Por ello tenía que haberse puesto en contacto directo con el conocimiento del verdadero Dios. Había estado durante años en contacto con los cuatro misioneros que habían ido a Belén, pues se había casado con uno de ellos.

Además, otra muchacha de Moab, Rut, se había casado con el otro hermano. Y esto nos ilustra cómo esta otra mujer, extraña a la fe, se deja vencer por ella al ponerse en contacto con la misma. A pesar de estas ventajas, sin embargo, Orfa cerró su corazón a la gracia. Prefirió regresar a los dioses de su patria.

No es probable que cuando era mujer casada ella se opusiera de modo abierto al Señor. Habiendo dicho Noemí que «se había vuelto a sus dioses» puede inferirse que ella, durante aquellos años, al entrar en la nueva familia, había formalmente, por lo menos, aceptado el culto a Jehová. Pero se trataba de una conversión que era pura fórmula. Para ella el casamiento había sido más importante que la religión. Hemos de creer, sin embargo, que si su marido hubiera vivido, caso de haberse trasladado de nuevo a Belén el esposo, es probable que ella hubiera continuado con la nueva religión que había adoptado, engrosando el número de creyentes aparentes.

Por lo que se refiere a ella, sin embargo, al permitir Dios que falleciera su esposo, Orfa se vio sometida a una prueba en la sinceridad de su conversión. Noemí es el agente de esta prueba: no hace presión sobre ella para que la siga, sino al contrario. Orfa podría haberla seguido a Belén si se hubiera convertido sinceramente, pero Orfa falló esta prueba.

Orfa sopesó la perspectiva de seguir a una viuda pobre y sin hijos, en tanto que si volvía a Moab allí estaban los suyos y sus dioses. Dio un beso de despedida a Noemí y al mismo tiempo se despidió para siempre del amor de Dios.

Rut y Orfa se separaron, las dos mujeres de Moab. Rut siguió a Noemí, y entró en la línea ancestral de Cristo. Orfa se despidió de Noemí y regresó a las tinieblas espiritualés de Moab y a su perdición.

Preguntas sugeridas para estudio y discusión:

1.¿ Cuál es el castigo de aquellos que rechazan la gracia de Dios que les ha sido mostrada?

2. ¿Era Orfa egoísta?

3. ¿Estaba justificada la decisión que hizo Orfa?