miércoles, 23 de enero de 2008

Hulda

  • Hulda

«Entonces fueron el sacerdote Hilcías y Ahicam, Acbor, Safán y Asaya a la profetisa Hulda, mujer de Salum, hijo de Ticva, hijo de Harhas, guarda de las vestiduras, la cual moraba en Jerusalén en la parte nueva de la ciudad, y hablaron con ella» (2 Reyes 22:14).

Léase: 2 de Reyes 22:14-20; 2 de Crónicas 34:21-33.

Hemos visto a varias mujeres ocupando posiciones eminentes en la historia de Israel. Incluso el trono de Judá fue ocupado por una reina durante varios años: Atalía. No hemos visto a ninguna mujer que fuera llamada profetisa, sin embargo, excepto a Débora. Débora subió a su cargo militar en una época en que los hombres parecían haber perdido el vigor. Ella les sirvió de inspiración. En esta época de desbarajuste en Israel y Judá, vemos a dos mujeres asumiendo posiciones clave en los asuntos del estado. Josabat, preservando el linaje real en una acción atrevida, cuando los hombres no daban la cara. Hulda, testificando el nombre de Jehová.

En el culto de Israel sólo los hombres podían ser sacerdotes. Incluso el cordero sacrificial tenía que ser macho, no hembra. En el mundo pagano las mujeres han ocupado lugares prominentes en los círculos religiosos, adivinadores, pitonisas y sibilas. El oráculo en Delfos y en Pitia estaba a cargo de una mujer. La mujer tiene una poderosa imaginación y sensibilidad. Tiene una mayor intuición que el hombre, y al parecer puede recibir raptos y éxtasis con tanta o mayor facilidad que los hombres. En la historia del pueblo judío hay muy pocas mujeres que descuellen como profetisas. Vemos una en el reino de Josías.

Los esfuerzos de Hulda parecen haber sido bendecidos. Ezequías había, finalmente, reaccionado contra la disolución moral y espiritual que había seguido después de Atalía. Pero esta reacción se había ido ya desvaneciendo. Bajo Manasés había desaparecido y el clima moral era pésimo. A su muerte la reforma era necesaria.

Entonces aparece la figura de Josías, un reinado largo y hermoso, probablemente bajo la inspiración de Jedida pero de modo especial de la profetisa Hulda, que animó al rey a reformar las condiciones paganas del estado. Hulda era una mujer campesina corriente. Estaba casada con Salum, del cual no sabemos nada más. A pesar del humilde origen de Hulda, tenía gran reputación, pues el rey envió al sumo sacerdote y otros ministros a que inquirieran de ella cuál era la voluntad de Dios. Y el relato nos indica que gracias a su profecía Josías fue inducido a renovar el pacto con Jehová.

Aun hoy quedan Huldas, mujeres que se han hecho líderes de causas que parecían del todo perdidas. En nuestros días de decaimiento de la iglesia necesitamos nuevas Huldas que hagan la misma magnífica labor.

Preguntas sugeridas para estudio y discusión

1. ¿Por qué las mujeres, entre ellas Hulda, adquirieron prominencia en ciertos casos en Israel?

2. ¿En qué forma servía Hulda?

3. ¿En qué forma es un ejemplo para nosotros?